Las venas: Función, fisiología e importancia de los vasos venosos.

PELIMEXIC

Escritos divulgativos de ciencia, medicina, psicología, sociología, adicciones y mas...

La función de las venas (Fisiología venosa)

Mucho tiempo ha pasado desde que Erasistrato afirmo que las arterias conducian aire. Luego Galeno definio dos tipos de funciones separadas para venas y arterias. Las venas conducian sangre (proveniente del higado) con substancias nutritivas; las arterias, sangre con espíritu vital, compuesto de sangre y aire. Durante años esta concepcion prevalecio, pensandose que las venas no eran más un camino inerte cuya unica funcion era permitir el paso de la sangre que fluye desde la periferia hacia el corazon; no obstante, en la actualidad es evidente que llevan a cabo muchas funciones necesarias para la circulación. Particularmente importante es el que estas estructuras vasculares sean capaces de vasoconstriccion y vasodilatacion, asi como de almacenar cantidades de sangre importantes para tenerm una reserva disponible cuando se requiere redistribuirla (en este sentido actuan cual reservorios elasticos); asi mismo pueden empujar la sangre por medio de la llamada bomba venosa y tienen un papel en el control del gasto cardiaco.

PRESIONES VENOSAS: PRESIÓN DE LA AURÍCULA DERECHA (PRESIÓN VENOSA CENTRAL) Y PRESIONES PERIFÉRICAS

Toda la sangre de la circulacion corporal (incluida aquella que atraveso sistemas porta) desemboca en la aurícula derecha, generando una presión dentro de ella, la cual recibe el nombre de presión venosa central debido a que esa es la presion que ejerce dicho fluido (sangre) contenido en las venas . Cualquier cosa que altere la presión de la aurícula derecha, va a tener un efecto sobre las presiones venosas en el resto del cuerpo.

La presión en la aurícula derecha entonces es el resultado de su capacidad para bombear sangre y la cantidad desangre que recibe de las venas que llegan (el llamado "retorno venoso".

La presión en la aurícula derecha es de 0 mm de Hg, en condiciones normales, este es un valor cercano al de la presión atmosférica circundante. Bajo situaciones anormales esta presion puede tener aumentos de hasta 20 a 30 mm de Hg algunas de las condiciones que pueden genrar este aumento son:

1.      Insuficiencia cardiaca (donde la funcion de bomba se ve comprometida)

2.      Después de un aumento de volumen importante, generalmente una transfusión masiva de sangre, generando un exceso de fluido que llega a la la aurícula derecha desde las venas periféricos.

La presión de la aurícula derecha, tiene un limite inferior que generalmente oscila entre - 3 y - 5 mm de Hg, valor que se corresponde con la presión dentro de la cavidad torácica y que evidentemente tiene efecto sobre el corazon. Esta presion anormalmente baja se presenta cuando el corazón bombea con fuerza importante o si la cantidad de sangre que aregresa desde la circulacion periferica esta disminuida, algo que en los choques con perdida de volumen es comun.






RESISTENCIA VENOSA Y PRESIÓN VENOSA PERIFÉRICA

Cuando las venas de gran calibre están distendidas casi no existe resistencia dentro de ellas. La mayor parte de las grandes venas que entran al tórax sufren compresiones por los tejidos circundantes, de manera que el flujo de sangre no es libre. Las grandes venas, habitualmente presentan bastante resistencia al flujo sanguíneo, y alcanzan en su interior una presión 4 a 7 mm de Hg mayor que la de la aurícula derecha.

EFECTO DE UNA PRESIÓN AURICULAR DERECHA ALTA SOBRE LA PRESIÓN VENOSA PERIFÉRICA

Una vez que la presión dentro de la aurícula derecha se eleva sobre su valor normal de 0 mm de Hg, la sangre empieza a estancarse en las grandes venas y a dilatarlas.

Las presiones en las venas periféricas no ascienden que todos los puntos colapsados entre las venas periféricas y las venas grandes se abren. Esto suele ocurrir cuando la presión intra auricular derecha se eleva a cifras de +4 a +6 mm de Hg. A partir de este punto, todo aumento en esta presión produce un incremento adicional en la presión venosa periférica. Con frecuencia en las etapas iniciales de insuficiencia cardiaca no se observa elevación de la presión venosa, sino que ésta se presentará cuando, ante el aumento de la debilidad cardiaca, la presión intra auricular se eleve de 4 a 6 mm de Hg.

EFECTO DE LA PRESIÓN HIDROSTÁTICA SOBRE LA PRESIÓN VENOSA

La presión sobre la superficie de un cuerpo de agua es igual a la presión atmosférica, pero aumenta 1 mm de Hg por cada 13,6 mm recorridos bajo la superficie. Como esta presión es consecuencia del peso del agua, de le llama presión hidrostática.

La presión hidrostática también tiene una función en el sistema vascular humano debido al peso de la sangre dentro de los vasos. En una persona de pie, la presión de la aurícula derecha permanece con un valor aproximado, de 0 mm de Hg, debido a que el corazón bombea hacia las arterias cualquier exceso de sangre que se pudiera acumular en este punto. Sin embargo, es ésta posición y sin hacer ningún movimiento, la presión dentro de las venas de los pies es de aproximadamente +90 mm de Hg, como consecuencia del peso de la sangre que se encuentra entre el corazón y los pies. Las presiones venosas debajo del nivel del corazón variarán de manera proporcional a la altura entre los 0 y 90 mm de Hg.

EFECTO DEL FACTOR HIDROSTÁTICO SOBRE LA PRESIÓN ARTERIAL Y OTRAS PRESIONES

El factor hidrostático no solo afecta las presiones periféricas dentro de las venas sino también las de las arterias y capilares. Por ejemplo, una persona parada, que tiene una presión arterial de 100 mm de Hg al nivel del corazón, mantiene una presión arterial en los pies de alrededor de 190 mm de Hg. Por tanto, cuando se habla de una presión arterial de 100 mm de Hg generalmente se habla de la presión al nivel hidrostático del corazón.

VÁLVULAS VENOSAS, “BOMBA VENOSA” Y PRESIÓN VENOSA

En un adulto en posición de pie, la presión hidrostática haría que la presión venosa en los pies se mantuviera siempre cercana a +90 mm de Hg; sin embargo, esto no es así debido a la presencia de válvulas dentro de las venas. Además la contracción de los músculos para mover las piernas comprime las venas, ya sea las de los mismos músculos o los adyacentes, y exprime la sangre que se encuentra en su interior.

Dentro de las venas, las válvulas están dispuestas en tal forma que el flujo sanguíneo solo se efectúa en dirección al corazón. En consecuencia, cada movimiento de las piernas o la simple tensión de los músculos propelen cierta cantidad de sangre hacia el corazón, lo que disminuye la presión intravenosa. Este sistema de bombeo se conoce como bomba venosa o bomba muscular, y es suficientemente eficaz para que la presión venosa en los pies de un adulto en marcha permanezca en cifras menores a los 25 mm de Hg, bajo circunstancias ordinarias.

Si una persona está parada e inmóvil, la bomba venos ano trabaja y las presiones venosas en la porción baja de las piernas suben hasta el valor hidrostático completo de 90 mm de Hg en aproximadamente 30 segundos. La presión dentro de los capilares también aumenta y hace que salga líquido del sistema circulatorio hacia los espacios tisulares; en consecuencia, se edematizan las piernas y disminuye el volumen sanguíneo. Durante los primeros 15 minutos de permanecer de pie y sin movimiento, se pierde la circulación entre 15 y 205 del volumen sanguíneo.

SISTEMA ARTERIAL Y SISTEMA VENOSO

 

 

 

ESTIMACIÓN CLÍNICA DE LA PRESIÓN VENOSA

Con cierta frecuencia la presión venosa se puede estimar por simple observación del grado de distensión de las venas periféricas, en especial las del cuello. La presión venosa se puede medir con facilidad si se inserta una aguja de jeringa directamente dentro de la vena y se conecta a un aparato registrador de presión.

El único medio para la medición exacta de la presión de la aurícula derecha es la inserción de un catéter a través de las venas para llegar hasta la aurícula misma. Las presiones que se miden con tales catéteres venosos centrales se usan el la práctica de rutina en pacientes cardiacos hospitalizados; ya que esta información permite hacer un juicio constante de la función del corazón como bomba.


PRESIÓN VENOSA CENTRAL

El monitoreo de la presión venosa central (PVC) es útil para valorar las presiones de llenado de la aurícula y ventrículo derecho; para ello, la punta del catéter debe ser colocada en una vena intratorácica o en la aurícula derecha. La PVC es útil si se conocen los factores que pueden modificarla así como las limitaciones de su uso. Los valores son el reflejo del retorno venoso y de la función del ventrículo derecho, pudiendo ser alteradas por obstrucciones a nivel venoso central, o bien por variaciones en la presión intratorácica, como lo es el aumento de la presión producido por el uso de presión positiva al final de la espiración (PPFE).

 

PRINCIPIOS HEMODINÁMICOS

La PVC como sistema de control se utiliza para proporcionar la siguiente información:

 

a)     Presión media de llenado y de presión de contorno de la aurícula derecha.

b)     Contenido venoso de oxígeno.

c)      Para la medición del gasto cardíaco mediante la inyección de colorantes, junto con la toma de muestra de sangre arterial.

 

La PVC es importante, primero como reflejo de la presión de llenado del lado derecho del corazón. Una presión adecuada (8-12 cm H2O) es necesaria para el correcto funcionamiento del ventrículo derecho según el principio de Frank-Starling que relaciona el rendimiento sistólico (volumen latido).

Este método debe usarse con precaución en arteriosclerosis de la arteria braquial, sus ramas o ambas cosas.

Existen vías de monitoreo de la presión directa, aceptándose que no existe ventajas sobre la arteria radial, esta última tomada en la mano no dominante pero la realidad es que el sitio de canulación está basado en preferencias personales Se recomienda que para pacientes que se les tomará la arteria mamaria izquierda se tome la arteria radial contra lateral ya que la manipulación de la arteria subclavia puede modificar el trazo y falsear la lectura. De igual manera en los procedimientos que involucren aorta y vasos supra aórticos. Ocasionalmente hay una discrepancia entre la presión de la arteria radial y la aórtica seguida a la CEC, donde la presión de la arteria radial puede ser 30 mm Hg menos en relación a la aórtica, siendo la explicación una vasodilatación periférica por el recalentamiento; esta discrepancia dura aproximadamente una hora, lo que debe ser un signo de alerta.

 



 






ARTICULO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA.

  Advertencia: Este texto es un ejercicio académico que tiene como único objetivo la divulgación de la ciencia.  La información presentada esta tomada hasta donde sea posible, de fuentes científicas acreditadas y esta actualizado a la fecha en que fue preparado .

Esta información es general y no necesariamente aplica para todas las personas en todos los caso.

Este texto no se puede considerar una consulta o acto médico en forma alguna, ni un consejo para usted haga o deje de hacer algo, por lo que no recomendamos que tome ninguna acción basada solo en la información presentada.

Si es usted paciente y tiene dudas o presenta alguna molestia, por favor consulte a su medico antes de tomar ninguna acción. Y sobre de todo NO se auto medique.

Si es usted profesional de la salud NO tome esta presentación como fuente para realizar intervención o tratamiento alguno ni para tomar ninguna decisión clínica, ya que su propósito es ilustrativo y no se garantiza la veracidad, exactitud o actualización de los datos presentados.